Problemas de sonido con Skype

From rdiez's Personal Wiki
Jump to: navigation, search

Muchos de los problemas de sonido con la tecnología VoIP en general, y con Skype en particular, no se comprenden de manera intuitiva, especialmente cuando varios de ellos se alternan o se dan simultáneamente en el curso de la misma conversación.

Escuchar mal resulta bastante fastidioso (a veces le entra a uno mal humor incluso de forma inconsciente). Por otro lado, hay una cierta tendencia natural a pensar que nuestro interlocutor es tonto cuando simplemente no oye bien (y no tiene nada que ver lo uno con lo otro). En este sentido, el sonido resulta más importante que la imagen de vídeo. Por eso conviene invertir el tiempo necesario en averiguar qué es lo que falla.

Según mi experiencia, estos son los problemas más comunes que no tienen una solución obvia para usuarios sin experiencia con la tecnología VoIP:

  • Retraso de la voz.
    Este problema es frecuente. No depende tanto del ancho de banda contratado (lo que se anuncia como velocidad), sino de la latencia (el retraso de los paquetes de datos que llevan la voz). El sonido se transmite con pocos datos, pero es muy sensible a la velocidad de respuesta. Las conexiones de datos móviles, especialmente las que no son LTE, suelen tener mucha más latencia que las conexiones tipo ADSL. En Alemania, por ejemplo, la compañía Deutsche Telekom ofrecía hasta el año 2009 una opción de pago llamada Fastpath para mejorar la latencia, sin cambiar la velocidad contratada.
    Cuando hay mucho retraso, hay que hacer más pausas al hablar, y más largas, para que la otra persona tenga oportunidad de interrumpirte, lo cual resulta molesto.
  • Se corta la voz.
    El sonido se transmite en pequeños paquetes, y este problema ocurre si muchos de los paquetes se pierden (porque la red está congestionada) o llegan con demasiado retraso con respecto a otros paquetes de la misma conexión (porque la red es lenta y no mantiene el orden de los paquetes).
    Cuando la otra persona se queja de que no nos oye, la reacción natural es hablar más alto. Sin embargo, esto no sirve de nada, y resulta molesto para las personas que están a tu alrededor. Lo único que puede ayudar es hablar más lento (que tampoco es agradable).
    Hay ordenadores que tienen problemas con el hardware o software de sonido, o con el subsistema de red. En ese caso, utilizar una tarjeta o adaptador USB de sonido alternativo, o desactivar la red inalámbrica y conectar un cable de red, puede eliminar las dificultades.
  • Se escucha eco, reverberación o hay acople (retroalimentación acústica).
    La solución más efectiva es usar auriculares. También se puede intentar bajar el volumen de los altavoces, u orientarlos de otra manera, para que nuesto micrófono no "oiga" la voz de la otra persona tan alto como nuestra propia voz.
  • Se escucha ruido.
    Lo más frecuente, sobre todo en ordenadores portátiles, es que nuestro micrófono esté captando el sonido del ventilador dentro del propio ordenador. El simple tic tac de un reloj mecánico cerca del micrófono se hace molesto cuando se escucha por videoconferencia.
    También puede ser un problema de software. Por ejemplo, la versión 8.11 del Skype en Linux parece ser propensa a este problema, aunque las versiones más antiguas no lo habían tenido nunca. Todavía no he averiguado si se debe solo al Skype, o a algún otro componente como PulseAudio o el controlador de sonido.
  • Se oye demasiado bajo.
    Lo primero es cerciorarse de que el sonido es limpio (sin cortes y sin ruido), solamente que se oye demasiado bajo. A veces, si la otra parte se queja de que no oye, puede ser debido a las otras causas que se detallan en este artículo.
    Perdirle a la otra persona que hable más alto es mala solución, porque es muy incómodo y enseguida se le olvidará y volverá a hablar con el mismo volumen que al principio. Además, las personas ya suelen hablar más alto de manera natural siempre que participan en una conversación telefónica o en una videoconferencia.
    Lo primero que hay que intentar es subir el volumen de nuestros altavoces, que a veces conlleva modificar más de un ajuste en nuestro sistema operativo. Algunos teléfonos y portátiles tienen un altavoz como muy poca potencia, en cuyo caso lo más efectivo es utilizar auriculares.
    Si eso no es posible, hay que intentar que la otra persona se acerque el micrófono a la boca. La mejor solución es utilizar auriculares con micrófono. También se puede adquirir un micrófono USB. Hay cámaras de videoconferencia USB que tienen un micrófono incorporado, así que se puede usar una segunda cámara solamente como micrófono.
  • La otra persona no nos oye y sigue hablando.
    Esto suele ocurrir cuando no utilizamos auriculares. Con un teléfono normal, el micrófono no puede captar la voz de nuestro interlocutor que oímos a travez del altavoz, simplemente porque el altavoz está pegado a nuestra oreja. Pero con un manos libres, esto sí que ocurre. Para evitar que aparezca eco o acople (retroalimentación acústica), Skype parece acallar un sentido (pasa al modo semidúplex en vez de dúplex completo), o retrasar lo que hemos dicho hasta que la otra persona haga una pequeña pausa. Y digo 'parece' porque no he encontrado ninguna documentación oficial de Skype sobre este tema.
    Esto significa que, mientras no paremos de hablar, simplemente no escucharemos nada de nuestro interlocutor. Además, si hay ruido de fondo (por ejemplo, si tenemos puesta la radio), puede que Skype crea que nunca dejamos de hablar.
    La mejor solución es utilizar auriculares. En cuanto Skype detecte que el sonido no se retroalimenta, dejará de acallar uno de los dos sentidos y se podrá conversar con más naturalidad.


Observe que muchos de los problemas disminuyen (o se resuelven completamente) al utilizar auriculares, especialmente aquellos con micrófono. Si le resulta incómodo ponerse unos cascos, contemple la posibilidad de adquirir unos auriculares inalámbricos (normalmente por Bluetooth), a ser posibles con micrófono, aunque solamente sean para un oído (monoaurales).